lunes, 31 de marzo de 2014

videos basura

Queríamos hablar hoy de You Tube y unos vídeos muy... como decirlo, bueno sinceramente no tengo palabras para describirlos. You Tube es una pagina excelente en la que hay vídeos, series, películas, música... todo lo que te apetezca ver también puedes compartir tus ideas y música, series.... con otras personas. Como todo lo bueno tiene sus cosas malas, y creo que aunque no me gusta criticar, por que respeto la libre expresión, es que hace unos meses intentamos ayudar a un chaval, que estaba empezando con su propia pagina de You Tube, íbamos a subir sus vídeos a nuestro blog para que tuviera audiencia, ya que sabíamos lo difícil que era llegar a oídos de bastante gente en Internet, pero al ir a subirlos nos dimos cuenta que era unos vídeos, ridículos a la par que obscenos y sin sentido del humor, este personaje tiene un carácter infantil, y muy obsceno a la par que falso !FALSO! Bueno decidimos entre las tres componentes de dicho blog que nos parecía tomar el pelo a nuestro queridos lectores con una persona y trabajo, tan mal pensado, aburrido sin sentido alguno poco esmerado para que saliera bien, este chaval no puso ni un poco de cariño en sus vídeos los hizo todos a lo loco sin pensar sin cuidar un poco el fondo las imágenes, chistes, o algo para enganchar ha dicho publico. Pensareis que estos comentarios son un poco, exagerados por eso, aparte que el chaval en si no me cae muy bien os dejo aquí dicho vídeo un beso lectores :) comenten por favor

suarez suarts - es el nombre del canal quien quiera verlo.... bueno hicimos una promesa de publicarlo... así que os lo ponemos a vuestra libre elección. Por favor háganse seguidores un beso :)

(Si van a buscarlo por google directamente que en You Tube no les sale, es el vídeo del chaval que parece que es un indigente tirado en un contenedor, no ahí perdida)

jueves, 27 de marzo de 2014

Are you fucking me, bitch?

Hooola, aquí de nuevo. Espero que os guste:

El tiempo iba pasando y yo no quería admitir la realidad, que no le gustaba a Javier. Él me seguía molestando, pero yo intentaba pasar de él aunque no era capaz.

 Y un día, María me dice por whatsapp que me olvidé de Javier porque tenía novia. Lo cual a mi me dolió mucho, además de que María no se caracteriza por tener mucho tacto a la hora de decir cosas serias a la gente. Al principio pensaba que no podía ser, que sería una mentira para hacerme olvidar a Javier pero tampoco descartaba la posibilidad de que podría ser.

En nuestra clase, hay una chica: Ainoa, que su novio es muy amigo de Javier. Entonces, María se empezó a llevar mucho con esa chica.

Durante esos días, María me estuvo preguntando un montón de veces si aun me gustaba Javier y yo, intentando olvidarlo, le decía siempre que no. Que ya no sentía nada por él, que fuera solo un capricho... Lo que yo, en el fondo, sabía que era todo mentira. Pero parecía que ella se lo creía, lo que a mí me alegraba.

Como parecía que María se lo había creído bien, un día por whatsapp, me viene diciendo que había quedado con Javier, Alba y su novio. Mientras que estos se liaban, Javier se puso muy cariñoso con ella y en eso le intentó entrarla pero María lo alejó a tiempo.  Después, Javier dejó a su novia delante de María y esta se quedó como: dios.

Yo lo único que podía hacer era hablar con ella normal, no podía ver que estaba afectada. Y le pregunté si le gustaba Javier y me dijo que no sabía así que yo me quedé aun peor.

Pasar0n los días y María me preguntó que si se iba a molestar mucho si ella y Javier empezaban algo, yo le dije que no, que por qué me iba a afectar. Y con presión le saqué la información.

-Es que Javier y yo estamos saliendo- leí mediante la pantalla de mi móvil.

Mi mundo se detuvo, solamente miraba esa pantalla donde cada vez esa frase me hacía más daño. No podía ser verdad... Mi amiga y el chico del que estaba enamora. Cada vez era peor, no podía ni estar de pie así que me recosté en la pared y fui bajando lentamente hasta llegar al suelo y ahí romper a llorar sin poder parar, sin poder creer a la realidad.


Bueno, hoy hasta aquí...
Me despido, con muchos besos y abrazos para todos, LBG.





Nunca será siempre - Bely Basarte feat Rayden

domingo, 16 de marzo de 2014

Nadie me dijo que todo se convertiría en un infierno 2.

¡Hoola! Esta publicación es la continuación de ``Nadie me dijo que todo se convertiría en un infierno´´.


Estaba en la mañana de mi cumpleaños, debería estar feliz pero no era así. ¿Por qué? Pues porque la noche anterior un idiota me lo había arruinado, me pase toda la noche llorando y cuando fuimos a buscar a Javier a su casa por la mañana, no nos dijimos nada.

Todo lo que había sucedido se lo conté a dos amigas mías, las cuales me estuvieron ayudando mucho con este tema y una de ellas, enfurecida con Javier por lo que me había hecho, decidió llamarlo. Cuando este cogió el teléfono, mi amiga le soltó de golpe insultos que le ofendería a cualquier tío, y luego colgó. Así pasé mi cumple, sacando el tema de Javier, no estuvo nada mal pero los insultos seguían. La chica que había llamado a Javier ese día, Lorena, siempre estuvo a mi lado: sacando mis lágrimas y dándome grandes consejos, siempre me decía: ``Déjalo, haz que no te importa el asunto. ¿Crees que a la gente le interesa lo que él diga de ti? Quizás ahora sí porque eres el cotilleo del día pero vendrá algo más gordo y entonces todo el mundo se olvidará de esto...´´ Intentaba hacer caso a sus palabras pero no podía dejarlo pasar como si nada. Me dolía que hiciese todo esto, eran noches llorando siempre por lo mismo y por la mañana intentando sobrevivir. Una rutina cada día, por culpa de estar enamorada.

Un día Lorena se hartó y me dijo que le diese el número de Javier, que le iba a hablar por whatsapp. Y así lo hizo. Se lo recriminó todo, y él muy mal se defendía.

Llegue a mi casa y encontré en el whatsapp (ya tenía móvil nuevo) un mensaje de María diciéndome que Javier le había pedido mi número para hablar conmigo y que estaba muy enfadado. Después de pensarlo mucho tiempo, acabé diciéndole a María que le diese mi número y Javier me habló, me empezó diciendo que de que iba mi amiga yo siempre le respondía que solo me estaba defendiendo de lo que él me hacía. Lo único que hacíamos era echarnos mierda el uno al otro pero  me había tocado bastante los ovarios y la niña inocente que había conocido se fue, dándole lugar a una chica que no le gusta jugar con fuego.

Se lo eché todo en cara, defendiéndome, le dije todo lo que pensaba de él y Javier lo único que decía era cosas como: ``miénteme, pinocho´´. Pero luego me dijo que yo nunca le gusté, que me lo dijo antes (cosa que no era cierta) y yo, harta ya de todo, le dije que me lo dijese a la cara, eso si tenía cojones. A lo que él me respondió:
-El lunes te vas a cagar.
-Muy bien, machote- le dije yo provocándolo.

Llegó el Lunes, estábamos en el recreo María, Layla (mi mejor amiga) y yo.

Estaba esperando ansiosa a Javier y cuando faltaban tres minutos para subir a clase, vino a junto mía.
-¿Lo entendiste?
Y se fue.

Yo me quedé como: ¿Qué acaba de pasar?. Luego tocó el timbre y tuvimos que subir las escaleras y me encontré con él, que subía detrás mía.
-No tuvo sentido- dijo María, refiriéndose a Javier.
-¿Lo qué?- preguntó este, haciéndose el tonto.
-Que no tienes cojones de decirme a la cara que no te gusto- le dije mirándolo.

A esas alturas ya todo me daba igual, solamente quería escuchar de su boca que nunca le había gustado para así seguir con mi vida y no tener que romperme la cabeza pensando en él y sus tonterías.

-Sí- me recriminó él.
-Pues dímelo- le desafié aun mirándolo-. Y aún que me pongas a parir me da igual.
-Ya, claro, seguro.- dijo él con una sonrisa burlona.

Y aún en esos días su sonrisa me mataba, no pude evitarlo y una sonrisa se me escapó. Luego estuve maldiciéndome internamente, ¿Cómo pude sonreírle? Debe parecer que lo odio. ¡Maldito amor!

-Eres un gilipollas y un cobarde- le dije enfurecida para luego andar hacia mi clase sin mirar hacia atrás.

Aunque algo hizo que me girase.

-¡Javier!- grité para que me escuchase.

Cuando se giró no dudé en hacerle el corte de manga, a lo que él me hizo un corazón con sus manos y yo le insulté por lo bajo. Aunque, sin poder evitarlo, mariposas se levantaron en mi vientre. Había momentos en los que deseaba un insecticida para bichos molestos.

Por la tarde, mis amigas y yo nos encontrábamos en la puerta del colegio y es eso se acercó Javier a nosotras.

-Lo de la mañana...- empezó diciendo.
-Que- lo zanjé de forma automática, no quería ni escucharlo. Aunque una duda surgió en mi interior: ¿Ya habrá reunido el suficiente coraje para decirme lo que deseaba escuchar? Sin embargo, ¿A quién quería engañar? Deseaba que me dijese que le gustaba, que sentía algo por mí solo que el orgullo no le dejaba reconocerlo... Pero las ilusiones están para desilusionarse.

-¿Qué me querías decir?- preguntó.

No sabía si darle con mis libros en la cabeza, dejarlo inconsciente y luego que se despertase con las ideas más claras. Pero respiré hondo y volví a explicárselo.

-Dime que nunca te gusté- le dije mirándole a los ojos, a lo que él apartó la vista de mí, mirando así al suelo-. Dime que solo jugaste conmigo en el camping, que fue un tonteo tonto, para pasar el tiempo. Que nunca te importaron mis sentimientos.

Él levantó la mirada y la posó en mí.

-Nunca me gustaste- yo seguía mirándolo, pero cuando dijo esto, bajo la mirada hasta el suelo.

Me quedé callada un momento, asimilándolo.

-Bien.-dije aparentando que no me importaba- Desde ahora tú y yo no nos conocemos, nunca existió el camping, nunca hablamos y nunca tonteamos. No nos hemos conocido, cada uno sigue con su camino sin importarle el del otro ¿entendido?
-Vale- dijo para luego darme la espalda y irse.

Y bueno, yo me quedé parada, viendo como se iba. Preguntándome que iba a pasar ahora.


Espero que os haya gustado, comentar si queréis.
Muchos besos y abrazos de: LBG.







domingo, 9 de marzo de 2014

Nadie me dijo que todo se convertiría en un infierno

Hola de nuevo, chic@s! Esta publicación va a ser la continuación de ``El principio de un extraño Verano´´, espero que os guste.

El Verano se había acabado y yo echaba mucho de menos a Javier, pasaba los días y no había ni uno solo que no pensase en él o en las sonrisas que me sacaba. Y pensareis, ¿y por qué no le hablabas por whatsapp? Buena pregunta, poco después del camping se me calló el móvil y este murió, a lo que lo había sustituido por una patata sin internet. Entonces, no tenía manera de hablarle. Una amiga mía me animó a que le pidiera ayuda con Física para el examen de Septiembre, así quedábamos y bueno que pasara lo que tuviera que pasar. Por culpa de mi ausencia de whatsapp, le pedí a María que se lo dijese por mí y su respuesta... Fue un montón de palabra que me dejaron de piedra, y cuando me di cuenta estaba llorando. Javier decía que no me quería ayudar, que no fuese pesada, que solo se comportó así conmigo para favorecer la convivencia, que no fuese una acosadora... Y un montón de tonterías más sin sentido. ¿Yo? ¿Acosadora? Que se creía, por pedirle quedar una vez y ya le ``acoso´´, pues, bueno, ya todos podemos presenciar su inmadurez. Pero en esos momentos yo no pensaba eso, preguntas como: ¿Qué hice mal? ¿Fue todo un numerito? ¿Jugo solamente conmigo? Pasaban por mi cabeza una y otra vez sin poder pararlas. Pero todo esto no acaba aquí, él se comportaba peor conmigo: me insultaba, me dejo fatal delante de todos del colegio y yo no podía pararlo. Al momento, todos me conocían como `` la loca que acosaba a Javier´´ y eso me mataba. Llegaron los exámenes de Septiembre, y hubo uno que me tocaba en a misma clase que Javier entonces yo estaba muy tranquila de pie al lado de una mesa cuando el muy hijo de su mamá tuvo el suficiente coraje como para parase a mi lado y decir: ``¿Me dejas pasar?´´, a lo que yo ignoré pero muy dentro de mi ser, gritaba: CÓMO SI ESTUVIERAS TAN GORDO QUE NO PUEDES NI PASAR, ¿NO, ESTÚPIDO?´´ Al ver que yo no decía nada y lo ignoraba, siguió caminando y, sorprendentemente, pudo pasar sin problemas. 

Pasaron las semanas y un día que quedé con María, esta me enseñó una foto de Javier con una chavala y va y me dice:`` Me dijo Jevier que te la enseñara, dijo que te dijese que esa niña es su novia y que te olvides de él´´, ¿Hola? Pues si que el chaval se creía importante... Pero cuando vi la foto, y escuché las palabras de mi amiga, me dolió pero no dije nada.

Empezó el colegio (yo pasé de curso, al igual que mis amigas) y lo único que podía hacer era ir con la cabeza alta, sin importar los comentarios aunque me dolían, y con una sonrisa. Como estábamos en época de Invierno, mi madre habló con la madre de María para ver si me podían llevar en coche los días que lloviese y ellos aceptaron pero no siempre nos llevaba el padre de María sino que algunos días nos iba a llevar la madre o padre de Javier pero ellos no les importaba llevarme así que bien.

Pero las cosas se complicaron, a Javier le molestaba que fuese en su mismo coche así que los insultos de ``acosadora´´ aumentaron. Yo estaba harta ya de su actitud, quise gritarle a la cara: ``NO ES TU COCHE, ES DE TUS PADRES ASÍ QUE TE CALLAS, PESADO´´. Pero no lo hice, me callé. 

Mi cumpleaños se avecinaba pero la noche anterior, Javier me lo fastidió. Le dijo a María que a la mañana siguiente no iría en el coche, que no quería verme y bla  bla bla... Cuando me enteré rompí a llorar. No podía soportarlo...

Nadie me dijo que todo se convertiría en un infierno...

sábado, 8 de marzo de 2014

El principio de un extraño Verano.

Hola a todos¡ Soy una nueva integrante en este blog y esta va a ser mi primera publicación así que espero que os guste.

Os voy a contar como fue mi... Como decirlo... Mi patética y inolvidable historia de amor en el Verano del 2013, haya vamos.

Antes de que todo empezase, yo era una niña común, un poco loca pero, ¿Qué es la vida sin locura? Era inocente, aún no había probado nada de la vida real, no me había enamorado pero esperaba ansiosa a hacerlo. Antes de que empezase el Verano, un amiga mía me dio el número de un amigo suyo y yo empecé a hablar con él. Nos empezamos a conocernos, al principio no había mucho donde hablar pero con el paso de los días las conversaciones se hacían más fluidas, más entretenidas. Cuando me di cuenta, estábamos tonteando y lo peor de todo es que me gustaba, cada vez que nos enviábamos indirectas un remolino de mariposas se alzaba en mi vientre. Ese tonteo cada vez fue a más, y yo no podía evitarlo porque muy en el fondo ese chico se estaba haciendo un hueco en mi corazón. Cuando digo que el tonteo iba a más, me refiero a que teníamos un juego que consistía en hacernos preguntas y teníamos que responder sinceramente, y bueno, esas preguntas empezaron suavecitas y luego se convirtieron en preguntas comprometidas pero sin sobrepasar los límites. El juego era divertido, así nos fuimos cogiendo cariño... Por lo menos de mi parte. Y no queríamos parar el juego, y así, poco a poco y sin darme cuenta me fui pillando más por él.

Y llegó el Verano, una época preciosa. Calor, buena vida, playa, poca ropa, amores inesperados y... Hormonas acaloradas. 

Mi amiga tiene una caravana reservada en un camping y allí ella pasa todo el verano, sus padres son muy amigos de los padres del chico con el que tonteaba entonces, como es de esperar, mi amiga y el chico son muy buenos amigos. Mi amiga me invitó a ir al camping y, adivinar quien estaba también allí, Javier. A esas alturas yo ya sentía algo por él, pero no le di mucha importancia y me centré en disfrutar mi Verano. Al igual que por whatsapp, Javi y yo seguíamos tonteando, es decir, me molestaba, me hacía enfadar para luego arreglarlo haciéndome cosquillas... Y todo era... Genial. Íbamos a la playa, y verlo a él sin camiseta era tan... Ven aquí que te lo como to´. Pues en la playa seguíamos jugando, me tiraba al agua, me hacía correr por toda la playa y María, nuestra amiga, nos hacía compañía. Una vez, yo llevé mi diario, además de que es muy personal mío y Javi me lo vio, y sin darme cuenta empezó a leerlo. Lo peor, es que ahí yo hablaba de él y de mis sentimientos que empezaban a florecer sin poder evitarlo, cuando de mi cuenta de que lo tenía, puse el grito en el cielo. Y él empezó a correr, y yo detrás de él. Al final, los dos acabamos con las respiraciones aceleradas y cansados. Por lo menos pude recuperar mi diario y entonces sí lo guardé en un sitio más seguro, debajo de la cama. Y el muy tonto del niño buscándolo pero no lo encontraba, por suerte.

Los días pasaban y Javi y yo a momentos parecíamos novios, discutimos por tonterías y luego nos arreglábamos, yo le pegaba y él se dejaba. Esto lo voy a explicar mejor porque sino quedo como una maltratadora y no es verdad. Una vez me insinuó que estaba gorda, en plan broma pero yo esos comentarios no me los tomaba muy a broma, así que me ofendí y le una bofetada en la mejilla. Luego, él a ver que lo había hecho mal corrió detrás mía pidiéndome perdón, a lo que yo le perdoné.

Los días pasaban y todo estaba bien, como dije al principio yo era una niña inocente sin ninguna experiencia en el amor. Bueno, pues llegó el último día, el final del Verano, el final de ese camping. Me tenía que ir, tenía ya todas las bolsas preparadas y ahí, en frente mía estaba Javier. María y yo íbamos a despedir a Javier a la salida y luego yo tenía que esperar a mis padres.

-Nos volveremos a ver- dijo mirándome.
-Sí, dentro de un montón de semanas, en los exámenes de Septiembre- dije con nostalgia y a la vez rabia.
-Ya...-me dio la razón- Ven aquí- dijo abriendo sus brazos para darme un abrazo y así lo hice. Le abracé y el me acurrucó en su pecho.

La sensación fue perfecta, el aroma de su colonia me rodeó por completo haciendo que ese día tan triste se convirtiera en algo más feliz.

Cuando Javi se fue, no pude evitar que una tristeza apareciese. Cuando volví a la caravana, me di cuenta de que se había dejado su chaqueta encime de la mesa y recordé que su madre antes de irse le había dicho que la cogiese pero él no hizo caso y empezó  a andar conmigo.

-Parece que Javi se la olvidó a propósito- me dijo la madre de María mientras me ponía su chaqueta.

Otra vez, su colonia me inundó transportándome otra vez al momento del abrazo. La chaqueta me quedaba enorme pero me daba igual, me proporcionaba calor y me gustaba como me quedaba, pero sobretodo me gustaba que fuese de Javier.

En ese memento lo supe, mis sentimientos por ese chico no eran simples mariposas, iba más allá. Me daba miedo pensar que empezaba a sentir algo mucho más fuerte por Javier, que, posiblemente, empezaba a enamorarme.

Pero ni yo misma podía intuir lo que me esperaba en el futuro: Dolor, mentiras, traición, horas llorando... Pasé de una chica inocente a una chica desconfiada.

Y es verdad lo que dicen... El dolor te cambia.